Piscinas de obra con hormigón

Las piscinas de obra construidas con hormigón, son las piscinas de toda la vida, que se construyen de manera tradicional mediante muros de hormigón. Sus principales ventajas son su resistencia, durabilidad y personalización de tamaño y forma (sobre todo las que se construyen de hormigón proyectado).
Sigue siendo el mejor tipo de piscina que hay en la actualidad.


Las características generales de una piscina de obra son las siguientes:

  • La forma de la piscina la elige el cliente
  • No existen límites de tamaño
  • Suelen estar construidas de hormigón, hormigón gunitado o proyectado.
  • Infinidad de acabados disponibles.
  • Se puede añadir cualquier tipo de característica opcional que desee el cliente.
  • Pueden tener escaleras de obra interiores (además de las escalerillas metálicas).

A continuación le mostramos una galería de imágenes de piscinas de obra construidas con hormigón por empresas que trabajan con nosotros.
Pinche sobre las imágenes para ampliarlas.

Las piscinas de obra tienen las siguientes ventajas:

  • El tipo de piscina más construido en España. Es la piscina "de toda la vida" y la más solicitada.
  • Buena resistencia y durabilidad de su estructura.
  • Diseño libre a gusto del cliente.
  • Sin límites en las dimensiones del vaso.
  • Impermeabilización total y con menor riesgo de fuga.
  • Revestimiento de gresite, que da como resultado un diseño muy estético.

En general, las empresas de construcción de piscinas suelen aplicar un proceso estándar para la realización de la piscina de obra que va desde el asesoramiento inicial hasta la puesta en marcha de la piscina:

  1. Preparación del terreno
    Se decide junto al cliente el lugar exacto dónde se va a construir la piscina para tener en cuenta aspectos como la orientación, aprovechamiento solar, influencia del viento y sombra, etc. Una vez decidido el lugar, se realizará un marcaje que servirá para empezar la excavación.
  2. Excavación
    Cuando ya tenemos el marcaje claramente definido, se procede a realizar la excavación del hueco de la piscina, extrayendo la tierra que sobre hasta llegar a la profundidad deseada por medios mecánicos.
  3. Tabicado
    Una vez finalizada la excavación, se procede a realizar la formación del tabique de ladrillo con la forma elegida por el cliente, dejando preparadas las tuberías que conectarán con el equipo depurador.
    También se procede a la colocación de los accesorios, ya sean focos, esquimer, sumidero, y todo lo que haya solicitado el cliente.
  4. Gunitado
    El siguiente paso es la proyección del hormigón vía seca, un proceso por el cual el hormigón comprimido es proyectado a alta velocidad por medio de una manguera. El espesor dependerá del tamaño de la piscina. Este sistema permite evitar juntas entre paredes y soleras llegando a los rincones más difíciles en todo tipo de superficies.
    Posteriormente, se remata todo el vaso para dejar el acabado listo para que se pueda colocar fácilmente el revestimiento para formar las escaleras o bancos que quiera el cliente.
  5. Coronación
    Esta fase consiste en colocar el borde o albardilla que se sitúa alrededor de la piscina permitiendo adherir el revestimiento y asegurar el acabado de la orilla de la piscina. Este borde suele ser de piedra artificial antideslizante, ya que este material ofrece más durabilidad y aguante a las condiciones climatológicas. También se pueden usar otros materiales como hormigón prefabricado, piedra natural o tarima de exterior.
  6. Revestimiento
    Se coloca el mosaico elegido por el cliente, que puede ser totalmente personalizado acorde con sus gustos pudiendo elegir diferentes colores y dibujos. Las empresas de construcción de piscinas suelen tener una amplia gama de diseños donde el cliente puede inspirarse.
  7. Puesta en marcha
    Por último, se llena la piscina de agua y se pone en marcha el equipo depurador. Las empresas explican al cliente el funcionamiento de todos los elementos de la piscina y suelen suministrar una guía básica para que la puedan consultar cuando sea necesario.

¿Con que materiales se construye una piscina de obra?

Las piscinas de obra suelen estar construidas de hormigón gunitado o proyectado.


¿Cuanto tiempo se tarda en construir una piscina de obra?

Dependerá de las dimensiones. Por ejemplo, para una piscina de obra 8×4 m, se tardaría unos 20 días.


¿Qué mantenimiento hay que realizar a las piscinas de obra?

El eje principal del mantenimiento diario es la limpieza, que deberá realizarse mediante chorro de agua fría a alta presión, frotando con un cepillo de albañil si hay que eliminar verdina o moho.

Es recomendable realizar una lechada de la piscina cada 5 años aproximadamente.

¿Es recomendable tener una piscina de obra vacía?

No es recomendable mantener la piscina vacía en periodos largos, ya que puede agrietarse el vaso, se recomienda no vaciarlo nunca, solo en caso de contaminación del agua o avería.


Solicite 3 presupuestos
¡Y ahorre hasta un 30%!
o llámenos al 635 776 665