Mantenmiento jacuzzis

10 consejos para el mantenimiento de jacuzzis

Para disfrutar del jacuzzi liberando el cuerpo y la mente a través de una adecuada relajación es imprescindible ser estricto en el mantenimiento del mismo.

1 - Antes de entrar al jacuzzi hay que ducharse. Ten en cuenta que no cualquier loción es válida para hacer espuma en el mismo. Hay que usar bromo para desinfectar el agua y mantener el PH (indica la acidez o cantidad de sal) entre los 7,2 y 7,8. Los niveles químicos se deben revisar un par de veces a la semana para que no se acumulen impurezas que irán deteriorando el jacuzzi.

2 - La calidad del agua es clave para una buena conservación del jacuzzi. Siempre dependerá del uso, pero se recomienda cambiarla cada tres meses. Si ves que tiene un color amarillo (está turbia) eso significa que le falta bromo. De todas formas, siempre tienes que utilizar los productos que recomienda el fabricante del jacuzzi.

3 - El filtro es otro dispositivo importante para el cuidado del jacuzzi. Hay que mantenerlo limpio para que el agua esté libre de hongos y bacterias. Al momento del baño el cloro debe estar por debajo de 3 ppm (partes por millón). Las medidas de concentración del bromo también deben estar entre los parámetros de 3 y 6 ppm. Lo recomendable es filtrar el agua después de cada baño para eliminar impurezas.

4 - Purgar la tubería del jacuzzi antes de vaciarlo. Esto es necesario porque trabajan a temperaturas favorables para la generación de mohos y otros organismos que se van quedando dentro de las cañerías. Debes comprar un desincrustador. El tiempo de aplicación de este producto dependerá de sus cualidades y estará detallado en su etiqueta (modo de empleo).

5 - Las zonas del jacuzzi que se ensucian más hay que tratarlas con limpiadores efectivos. Por ejemplo: el bicarbonato de sodio elimina todas las manchas viscosas. Hay que pasarlo de manera suave, con una esponja, para no dañar el acrílico de la tina. En el caso de las marcas que deja el agua se pueden sacar con una mezcla en partes iguales de vinagre blanco y agua.

6 - Para una limpieza correcta enciende los chorros y déjalos unos 15 minutos funcionando. Vacía luego el jacuzzi y vuelve a llenarlo unos 7 cm sobre los chorros. Enciende otra vez los chorros durante otros 10 minutos para que queden bien enjuagados. Deja salir el agua y seca el jacuzzi y todas las boquillas con un paño de tela suave. Debes saber hay productos especiales para terminar con las biopelículas (residuos que se forman en las tuberías).

7 - No olvides desconectar el jacuzzi porque la bomba funcionaría sin agua suficiente y podría dañar el motor. Otra de las ventajas de apagarlo es evitar que alguien por accidente lo encienda mientras tú lo estás limpiando. La bomba o el sistema de filtrado dañados implicarán un gasto grande que se puede evitar.

8 - Cuando vuelvas a llenar el jacuzzi si quieres pasar el agua por el filtro pon la manguera en la entrada del filtro para que pase, a través de él, por las tuberías y luego al jacuzzi. Enciéndelo y deja que funcione unos minutos para detectar si no hay ningún ruido raro de la bomba o el filtro. Si eso ocurriera indicaría que has reinstalado mal el filtro o que no quedaron bien ajustadas las abrazaderas que lo sostienen.

9 - La limpieza frecuente del filtro del jacuzzi prolongará su vida útil pero si quieres puedes tener uno adicional para utilizar mientras estés limpiando el principal. Ello te posibilitará que el jacuzzi siga en funcionamiento. Debes tener cuidado con los limpiadores porque pueden irritarte la piel, dañar los pulmones o los ojos. Lo puedes subsanar usando gafas protectoras, guantes y cepillos de mango largo.

10 - Y, por último, antes disfrutar de tu jacuzzi no olvides de que siempre tienes que revisar el manual para ver lo que te recomienda el fabricante puesto que hay muchos modelos diferentes.

Solicite 3 presupuestos
¡Y ahorre hasta un 30%!
o llámenos al 635 776 665