Revestimiento de gresite

El gresite es una plaqueta de pequeñas fichas de vídrio que al juntarlas forman un gran mosaico con una acabado bastante estético. Es muy parecido al cristal y se puede utilizar para revestir piscinas de hormigón así como en fachadas, baños, cocinas saunas o spas entre otros.

Revestir una piscina con gresite

El gresite es uno de los materiales más fiables y duraderos para revestir una piscina. Es un material vítreo que ofrece una gran resistencia ante la humedad, los cambios de temperatura y los productos químicos que se usan para el mantenimiento de la piscina. Se estima que la mayoría de piscinas de hormigón construidas hoy en día están revestidas con gresite (aunque en los últimos años esta tendencia está cambiando a favor del liner armado como revestimiento).

Podemos decir que el revestimiento de gresite tiene las siguientes ventajas:

  • Es un material moldeable que se adapta fácilmente a cualquier imperfección y se puede colocar en cualquier superficie.
  • Se pueden usar varios colores y permite crear dibujos o adornos a gusto de cada cliente por lo que permite personalizar el interior de la piscina. Los tamaños y formas también son muy variados, aunque hoy en día los tamaños más utilizados son el 2.5, 3.6 y 5 cm.
  • Es fácil de limpiar y muy resistente al choque térmico y al sol ya que es un material sin absorción.

La principal desventaja del gresite como revestimiento para una piscina es el costoso mantenimiento que requiere. Es muy habitual que salten baldosas sueltas y que se necesite realizar un rejunte del gresite reparando las juntas con un cemento impermeabilizante preparado para ello. Este tipo de averías no suponen un problema grave ni mucho menos, pero si que es molesto y costoso ya que hay que realizar lechadas cada 3 o 4 años.

Otra de las desventajas del gresite para revestir el vaso de una piscina es que no es un material impermeabilizante (no es totalmente estanco), y con el tiempo se puede filtrar algo de agua a través de las juntas entre mallas. Además, el gresite se combina con al hormigón que tampoco es un material que garantice estanqueidad, por lo que si queremos revestir con gresite se tiene que aplicar un par de capas de material impermeabilizante entre el gresite y el hormigón para garantizar que no haya fugas de agua en un futuro.

De todas formas, el gresite es uno de los materiales mas resistentes y duraderos para revestir una piscina y los problemas que pueden aparecer se deben a una mala construcción de la estructura del vaso o de no haber aplicado correctamente la capa impermeabilizante (o incluso no haberla aplicado por haberla construido un mal profesional).

Si quiere revestir su piscina de gresite, no dude en rellenar nuestro formulario de presupuesto y le haremos la mejor oferta posible pudiendo elegir siempre entre varias posibilidades.

Solicite 3 presupuestos
¡Y ahorre hasta un 30%!
o llámenos al 635 776 665